Fascitis plantar y espolón…qué es?

Qué es la fascia plantar

Fascitis plantar

La fascia plantar es una aponeurosis (una especie de malla de un tejido parecido a los tendones), que se encuentra en la planta del pie. Esta membrana da soporte al arco del pie y se palpa como un cordón fibroso cuando flexionamos los dedos del pie y el tobillo hacia arriba. Se inserta en el calcáneo que es el hueso que forma el talón.

Qué es la fascitis plantar y el espolón calcáneo

La fascitis plantar aparece por un aumento de la tensión en la fascia, asociada a microtraumatismos repetidos, que provoca un proceso inflamatorio, con cambios degenerativos y periosteitis (inflamación en la membrana que rodea el hueso) de la zona donde se inserta la fascia en el calcáneo.

Un acortamiento del tendón de Aquiles provoca un estrés en la fascia
Un acortamiento del tendón de Aquiles provoca un estrés en la fascia

Esta periosteitis puede llegar a provocar una calcificación en la zona de inserción en el calcáneo, calcificación que se conoce como espolón calcáneo. La fascitis es más frecuente si se asocia a obesidad, ocupaciones que requieran una bipedestación (estar de pie) prolongada o caminar por una superficie dura, actividades atléticas y, más frecuente todavía si se asocia a un fallo estructural del pie, por lo general pies cavos (pies con mucho puente) o pies planos, acortamiento del tendón de Aquiles o de los isquiotibiales (esto se comprueba cuando no llegamos al suelo con las manos sin doblar las rodillas), o debilidad de la musculatura plantar. Un calzado inapropiado para nuestra pisada también lo puede intensificar, sobre todo zapatos muy planos con una suela dura.

Espolón calcáneo
Espolón calcáneo

Continúa leyendo “Fascitis plantar y espolón…qué es?”

Artroscopia de rodilla. Recomendaciones postcirugia

Artroscopia 01Actualmente las artroscopias de rodilla son cirugías que se engloban en lo que llamamos Cirugia Mayor Ambulatoria, por lo que suelen ser dados de alta en menos de 24 horas. Las recomendaciones que el paciente debe seguir son las siguientes:

QUE DEBE EVITAR:

mojado

  1. Hacer esfuerzos o levantar peso los primeros días.
  2. Mojar la herida (en caso de mojarse accidentalmente la herida y/o apósitos debe secar la herida, curar con yodo y colocar un nuevo apósito).
  3. Conducir es mejor que no lo haga hasta que su médico se lo autorice.
QUE DEBE HACER:
muletas
  1. Es conveniente que haga reposo los primeros dos días tras la operación.
  2. Puede caminar con ayuda de muletas, a no ser que su médico le indique lo contrario. La deambulación con muletas se suele prolongar unas dos semanas después de la operación, a menos que haya requerido sutura del menisco, que en ese caso el tiempo será mayor, ya que hay que esperar a que cicatrice la zona suturada y es muy importante no apoyar la pierna intervenida durante el tiempo que le diga su traumatólogo.
  3. Hay que curar la herida a los dos días después de la operación, para ello acuda a su centro médico. 
  4. Es recomendable que haga ejercicios de rehabilitación varias veces al día durante 10 minutos,  con ello conseguimos ganar movilidad y ejercitar la musculatura. Un buen ejemplo de ejercicio sería doblar la rodilla al borde de una mesa o de una cama y levantar la pierna. 
  5. Es conveniente la colocación de una bolsa de hielo sobre la rodilla, siempre protegida con un trapo (no ponga nunca hielo directamente sobre la piel, sufrirá una quemadura), sobre todo después de los ejercicios de rehabilitación.
  6. Debe acudir a revisión con su cirujano en 1 o 2 semanas para control de la herida.

Continúa leyendo “Artroscopia de rodilla. Recomendaciones postcirugia”